MENSAJE A LOS JOVENES DE LA REGIÓN MEXICO-CENTRO AMERICA

“Jóvenes en camino de conversión; escuchando, creyendo y siguiendo a Jesús” (DA 278 b)

 

Como discípulos misioneros de Jesucristo, los participantes en el X Encuentro de Responsables Nacionales de Pastoral Juvenil  Región México -Centro América,  realizado en Santa Ana, El Salvador, nos hemos reunido  para discernir el ser y qué hacer de la Pastoral Juvenil en nuestros países en actitud de oración, escucha y fraternidad.

 

En estos días, impulsados por la fuerza del Espíritu Santo e iluminados por el ejemplo de nuestro Pastor y Mártir Monseñor Oscar Arnulfo Romero, motivados a “caminar con Jesús para dar vida a nuestros pueblos”, hemos reflexionado sobre el pasado, presente y misión  de la Pastoral Juvenil, tomando como punto de partida la vida de nuestra juventud y su protagonismo  en la construcción de la Civilización del Amor.

 

 Fascinados  y encantados de ver y escuchar las alegrías y esperanzas de la juventud que anhelan ser Discípulos auténticos de Cristo, al mismo tiempo hemos escuchado noticias  que entristece nuestro corazón juvenil e interpela nuestro ser como cristianos por lo que deseamos compartir estas experiencias con ustedes queridos jóvenes de nuestra región:

 

  • Constatamos que la vida de la juventud es amenazada por la cultura de muerte reflejada en la violencia, la pobreza extrema, el narcotráfico y el crimen organizado, todo esto hacen de nuestras vidas un mundo cada vez más vacío. (DA 444)

 

  • Rechazamos todo atropello a la vida, a la dignidad de la persona manifestada en la falta de políticas que favorezcan el desarrollo integral de los jóvenes y les obliga a emigrar por no encontrar en nuestros países las oportunidades para una vida digna.

 

  • Advertimos la presencia de empresas nacionales y transnacionales con acciones peligrosas para la naturaleza y para nuestros pueblos, especialmente las ocasionadas por la agroindustria, minería y  petroleras.

 

  • Instamos a nuestros gobiernos garantizar el futuro de la juventud en nuestros países, que pongan su mirada y sus esfuerzos en este sector mayoritario de la población, no para utilizarla  como objetos de mercado electoral, sino como sujetos de desarrollo humano y social para el bien de nuestros pueblos.

 

  • La juventud  demanda de los gobiernos y de la sociedad acciones concretas que garanticen: una educación de calidad que asegure la formación integral del joven y que erradique el analfabetismo; la inserción del joven en el mundo laboral con garantía de sus derechos; políticas que respeten la vida de la juventud y el combate de la violencia en todas sus formas. 

 

  • Levantamos nuestras voces en contra de quienes con acciones indebidas que impiden la libertad religiosa, asaltando  lugares sagrados  evadiendo­; el dialogo, la corrección fraterna y la tolerancia.

 

 

 

Creemos que los jóvenes estamos llamados a defender la Creación de Dios,  asumiendo nuestro discipulado misionero. Jesús nos impulsa a transformar nuestra realidad como agentes de cambio y sujetos activos en los contextos políticos, económicos, eclesiales y sociales con una conciencia crítica y participación ciudadana.

   

Hacemos un llamado a los jóvenes para que se dejen fascinar por Jesús así como lo presenta el Evangelio, a asumir su estilo de vida, tener sus sentimientos de amor y compasión hacia los más necesitados.

Alentamos a los jóvenes a obtener más protagonismo juvenil en la sociedad iluminados por la Doctrina Social de la Iglesia que nos enseña  los caminos a seguir y las líneas de acción para dar respuesta como Cristo a los problemas y realidades temporales ya mocionadas anteriormente.

 

Pedimos a nuestras autoridades eclesiales reafirmar de manera afectiva y efectiva la opción preferencial por los jóvenes a través de acciones concretas que ayuden a dinamizar la Pastoral Juvenil.

Agradecemos a la Pastoral Juvenil y demás miembros de la Iglesia Salvadoreña, gente maravillosa que nos han acogido con mucho entusiasmo y alegría durante estos días de encuentro.

Como los discípulos de Emaús que retornan a Jerusalén, después de reconocer a Jesús, volvemos a nuestros países caminando con Él para dar vida a nuestros pueblos, pedimos a Nuestra Señora de Guadalupe, Madre de la Juventud y Emperatriz de América, que nos cubra con su Santo Manto.

 

Santa Ana, El Salvador 21 de enero del 2012

 

Participantes  en el X Encuentro de Responsables Nacionales

De Pastoral Juvenil  Región México -Centro América

Anuncios